Ya queda menos para la nueva Ley de Startups

El Consejo de Ministros aprueba la remisión a las Cortes Generales del Proyecto de Ley de Startups (empresas emergentes de base tecnológica) para favorecer el emprendimiento innovador.

Esta Ley tiene como objetivo reconocer una naturaleza jurídica para estas empresas, conformadas por una serie de peculiaridades como el potencial de sus modelos de negocio, la vocación innovadora y sus necesidades específicas de financiación.

Actualmente se encuentra en trámite Parlamentario y se espera que la nueva Ley de Startups quede aprobada para el verano de 2022 con base en el compromiso asumido con la Unión Europea a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para mejorar la estructura productiva y crear empleo.

El Gobierno de España pretende facilitar la creación y desarrollo de nuevas empresas con base tecnológica e innovadora, además de convertir al país en un referente europeo de emprendimiento.

Requisitos para la creación de una Startup

El proyecto de ley establece que serán consideradas startups aquellas empresas que sean innovadoras, de nueva creación o con una antigüedad de hasta 5 años en general, o de 7 años en el caso de empresas de biotecnología, energía e industriales; que tengan su sede social, establecimiento permanente y la mayoría del empleo en España; que no hayan distribuido dividendos y no sean cotizadas, y que tengan ingresos de hasta 5 millones de euros.

La Empresa Nacional de Innovación SA (ENISA), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, será la encargada de la acreditación de las empresas como startups para que puedan acceder a los beneficios establecidos por la ley.

Incentivos para emprendedores y trabajadores

La nueva norma prevé un régimen fiscal muy favorable, tanto para las empresas y sus inversores como para sus trabajadores.

Para los primeros, entre otras medidas, se reduce el tipo impositivo en los impuestos de sociedades y sobre la renta de no residentes, se permite el aplazamiento de la deuda tributaria sin garantías ni intereses de demora; se elimina la obligación de efectuar pagos fraccionados y se eleva la base máxima de deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación de 60.000 a 100.000 euros anuales.

A su vez, los trabajadores verán mejorado el tratamiento de las formas de remuneración basadas en opciones sobre acciones de la propia compañía o stock options. También se elimina la doble cotización a la Seguridad Social durante 3 años para aquellos emprendedores que mantengan simultáneamente un empleo por cuenta ajena.

Además, para atraer a los denominados nómadas digitales (emprendedores y teletrabajadores que se desplacen a territorio español) se establece un procedimiento más ágil para que obtengan el visado y la residencia, así como un régimen tributario especial. Se incluye en esta medida a los españoles que hayan sido no residentes en España durante al menos 5 años.

Entorno de colaboración

El proyecto de Ley fomenta también la colaboración entre las administraciones públicas, las universidades, organismos públicos de investigación y centros tecnológicos, respondiendo a las necesidades presentes y futuras de las empresas emergentes. Para ello, recoge finalmente un mecanismo de revisión continua y la creación del Foro Nacional de Empresas Emergentes, como espacio de encuentro entre el sector y las Administraciones Públicas.